Pagar o no pagar

Desde el año 2008, los usuarios de gas han recibido las facturas de las empresas distribuidoras con un ítem denominado “costo del gas importado”. Si bien dicho rubro forma parte del total que debe pagarse por el servicio brindado, su legalidad es más que dudosa.

Es así que la Defensoría del Pueblo de la Nación presentó una acción judicial a efectos de evitar que las compañías de gas cobren el concepto cuestionado, ya que en los hechos se trata de un impuesto y, como tal, sólo puede tener origen en una ley sancionada por el Congreso de la Nación.

Actualmente, existe la posibilidad de no abonar esa suma. En efecto, cada usuario puede pagar el monto consignado en la factura y solicitar que se le descuente el “costo del gas importado”. Al hacer uso de esa facultad, es importante advertirle al lector que el pago será considerado “a cuenta”. Esto significa que queda pendiente la exigibilidad de lo descontado hasta que se resuelva judicialmente el fondo del asunto.
Al respecto, las empresas concesionarias comunican a sus clientes que, de abonar la factura sin el cargo, el pago a realizar será considerado “a cuenta”. Por lo tanto, queda pendiente de cancelación hasta tanto no se resuelva la cuestión de fondo en la Justicia. Esto significa que podrán reclamar el saldo impago en caso de confirmarse la aplicación del cargo.

Por su parte, el Ente Nacional Regulador del Gas también ratificó que si la cuestión de fondo se resuelva a favor de la aplicación del costo, quienes no lo hayan pagado deberán abonarlo de forma retroactiva a través de cuotas en las sucesivas boletas.

Ahora bien, si existe la opción de comenzar a cancelar las facturas con el descuento, ¿qué sucede con las anteriores que el usuario pagó en su totalidad? Desafortunadamente, hasta que no se decrete definitivamente la invalidez del “costo del gas importado”, el descuento no será retroactivo a las facturas anteriores.

Por último, es relevante saber que para hacer valer la posibilidad de pagar el servicio con el descuento aludido, el usuario debe acercarse a cualquiera de las oficinas comerciales de la empresa prestataria. Allí, se gestiona la solicitud para efectivizar tal quita. Desgraciadamente, el pago con descuento sólo se puede realizar en las sedes de la concesionaria, es decir que queda vedada la posibilidad de abonar las facturas a través de otros canales habituales de cobro, como bancos u otras entidades.

Autor: Damián Jorge Demirdjian

Artículo publicado en la edición de julio 2012 del diario “El Talar Noticias”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *