Los derechos de la trabajadora embarazada

Desde hace varios años, Mariana se desempeña como empleada en una tienda de ropa femenina. Siempre se sintió a gusto en su trabajo. Sin embargo, desde que comunicó que estaba embarazada, el clima laboral no volvió a ser el mismo. Comenzó a tener dificultades para que le otorgaran los días en que debía practicarse los estudios médicos. Además, su jefe se disgustó varias veces cuando tuvo que faltar por motivos de salud.
Cuando solicitó la licencia por la proximidad del parto, su jefe se negó. Una de las excusas esgrimidas fue: “Estamos con poca gente y se viene el día de la madre”. Mariana se quejó pero obtuvo como respuesta de su empleador la siguiente frase: “Si no te gusta, andáte”.
Situaciones como la descripta generan muchos interrogantes. En esta columna responderemos las preguntas más frecuentes:

¿Qué leyes regulan mis derechos durante el embarazo?
El tercer capítulo de la ley de contrato de trabajo aborda este tema.

¿Cómo debo comunicar a mi empleador que estoy embarazada?
Se debe enviar un escrito (a mano, máquina o computadora) o una carta documento si el empleador se niega a recibir una nota no oficial. En ella se da a conocer el embarazo y la fecha presunta de parto. También se tienen que acompañar los certificados médicos que avalen lo informado (artículo 177, LCT).

¿Cuánto dura la licencia por maternidad?
Un total de 90 días, que se dividen en 45 días antes del alumbramiento y 45 días después. Si la trabajadora lo decide, y cuenta con el consentimiento del médico, puede acortar el período anterior a 30 días y extender el posterior a 60 (artículo 177, LCT).

Si doy a luz antes de los 30 o 45 días de la licencia, ¿pierdo los días que restaban para alcanzar esos 30 o 45 días?
No. En este caso, denominado “nacimiento pretérmino”, los días restantes se acumularán a los posteriores de la licencia. Es decir, tanto para uno u otro caso, la licencia siempre contará con 90 días como mínimo.

Durante el embarazo, ¿sigo cobrando mi sueldo o lo pierdo?
En realidad lo que la trabajadora percibirá durante su embarazo será una asignación familiar de carácter no remunerativo. Es una suma igual a la retribución que corresponda al período de licencia legal (artículo 177, LCT).

¿Pueden despedirme después de haber notificado que estoy embarazada?
El despido puede darse en cualquier momento de la relación laboral. La distinción se encuentra en la indemnización a percibir. Cuando la trabajadora comunicó fehacientemente que está embarazada y no hay pruebas que certifiquen que el despido fue por otro motivo, la ley prevé que tal desvinculación es a causa del embarazo si se produce dentro de los 7 meses y medio de la fecha estimada de parto.

¿Cuál sería la diferencia con un despido normal?
Si se comprueba que el despido se produjo a causa del embarazo, corresponderá una indemnización agravada. Esto será igual a la suma de doce sueldos, más un mes de preaviso, más la indemnización por despido sin causa. Para hacer lugar a estos conceptos, se deberá acreditar que la razón fue el embarazo. Por eso, es imprescindible que la trabajadora haya notificado en tiempo y forma su estado de gravidez (artículo 182, LCT).

Llevo a mi hijo al trabajo y tengo que amamantar, ¿hay un tiempo designado?
Las trabajadoras que deban amamantar cuentan con dos períodos de media hora diarios hasta un año después del parto.

Autor: Damián Jorge Demirdjian

Artículo publicado en la edición de octubre del diario “El Talar Noticias”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *